Alumnos
CARRERAS
SEDES
CURSOS
INSTITUCIONAL

A saborear o a “sinsaborear”. La mesa está servida.

Taller literario con lectura de diferentes textos  y creación literaria. Se brindará un té  en cada encuentro con pastelería francesa.


Hay un placer intelectual cuando se lee. Sin embargo, en el primer acercamiento a un texto son los sentidos los involucrados a través de imágenes sensoriales. Así, las expresiones de los lectores son tales como “Me produjo escalofrío...”, “Parece que llegaran hasta acá los aromas...”, “Casi llegué a escuchar los truenos...”

Los autores, además, pueden reforzar esas imágenes con la intencionalidad de producir una percepción que propicie, dispare pensamientos, sentimientos, deseos de modo que la mente y la voluntad también se impliquen.

Cada lector de obra ficticia debe establecer, con ella, un pacto por el cual se compromete a confiar en que es “real” el mundo en el que ingresa y los acontecimientos que adentro del mismo suceden.

En esta selección de cuentos la comida, el comer como acto indispensable para la supervivencia es eso. En primera instancia.

 

Se trata de afinar la sensibilidad, permitirse el curiosear, vislumbrar qué hay más allá de la comida en cada texto. Todo esto para descubrir que la comida es nutrición, alimento, gastronomía, continuidad de la vida. Y mucho más: erotismo, ilusión, transgresión, muerte.

Los autores y sus textos

Hemingway, Ernest. “Los asesinos”.

Ocampo, Silvina. “Los amantes”.

Pópol Vuh. “Mito de la Creación”.

Uhart, Hebe. “Un budín esponjoso”.